miércoles, 29 de septiembre de 2010

Lonely.

Me duele la cabeza. Tengo los ojos hinchados e irritados. El estómago ha desaparecido, ahora es un nudo imposible de desatar. Tengo la piel de la cara áspera de llorar. Me tiembla el cuerpo entero. Empiezo a tener heridas en los labios de tanto mordérmelos. Me dan igual las cosas, ya no me importan. El mejor momento del día es cuando estoy entre sábanas, con la cabeza bajo la almohada y mis paquetes de pañuelos junto a mi. Paso noches y noches sin dormir, pero me da igual, no importa. ¿A que punto he llegado? No me gustaría saberlo. Quiero que esto pase, que se vaya. Solo quedará un recuerdo, una cicatriz en mi memoria. 

1 comentarios:

Carsil dijo...

Sorprende, para las pocas entradas que tienes al mes, tienes un montón de seguidores, bueno me gustaría que te pasases por mi blog

Publicar un comentario