viernes, 2 de julio de 2010

Plan de vuelo.

No puedo dejar de mover las piernas como si tuviese tic nervioso, de empezar a ver una película y dejarla apenas empezar para poner otra, de morderme el labio hasta casi hacerlo sangrar y de mirar a todos los lados esperando encontrar algo distinto aun sabiendo que nada ha cambiado. Síntomas inequívocos de que estoy de mala leche barra triste barra mustia (Sí, soy como las plantas). 
Pasaré dos semanas sola, sin más. Días enteros sola en una casa que no es la mía. Pensando en como cambian las cosas en tan poco tiempo, en como cambia la gente, en como cambio yo. Puede que me venga bien... o puede que no. Cuando paso tanto tiempo sola mi mundo se suele contraer, dejando las personas justas en él y excluyendo a las demás, me suelo volver más introvertida y le cojo gusto a la soledad. 
Probablemente sea lo que ocurra, al menos en parte. Me he dado cuenta que sobran algunas personas en mi vida. Personas de las que en su día me preocupe pero de las que ahora no me interesa en absoluto nada. Personas que me han defraudado en cierto modo, personas que simplemente están ahí de relleno, personas egoístas que esperan todo sin dar nada a cambio.

Sí, es lo mismo que tengo en el tablón de tuenti, pero como es mi blog y hago lo que me da la gana en el, actualizo con esto y ya está.


Y recordad: La leyenda de que los camareros escupe en las pizzas, hamburguesas y todo ese tipo de "comida" chorreante de grasas saturadas, no es falsa. 


S. Bones.


0 comentarios:

Publicar un comentario